Zapatos de charol

Zapatos de charol

Cómo conservar y cuidar los zapatos de charol en casa

En la entrada del blog anterior, hablamos sobre el cuidado de los zapatos de invierno y del mantenimiento de materiales como el serraje o el terciopelo. Hoy lo haremos sobre los zapatos de charol y de cómo se pueden conservar y cuidar en casa.

El charol es un cuero liso sensible, barnizado y cubierto por una película de mucho brillo. Dada sus características, es empleado en la confección de calzado, más para lograr que esa apariencia se mantenga, requiere de determinados cuidados. Para una limpieza rápida podemos emplear un paño húmedo, mejor de microfibra. Así eliminaremos los restos de polvo y suciedad acumulada. No es recomendado utilizar cepillos en este material ya que se pueden ocasionar rasguños. Dejamos secar y con otro paño aplicamos vaselina. Si no tenemos, podemos utilizar la crema hidratante que tengamos en casa. Para el brillo, frotamos con un paño de algodón.

Si lo que se necesitan es restauración, hay varios trucos rápidos y sencillos que podemos realizar.

Trucos rápidos y sencillos

Por ejemplo para quitar las marcas podemos usar una goma de borrar para remover y disminuir los rayones. Luego eliminamos los residuos de goma con un paño limpio y seguidamente limpiamos con algodón y alcohol. Para finalizar volvemos a pasar el paño limpio. En el charol blanco, se pueden eliminar frotando por unos minutos con un paño y una pequeña cantidad de pasta dental blanca.

Aplicar suavemente acetona con un bastoncillo de algodón puede ayudar a deshacer marcas de desgaste. Para no dañar el brillo del charol no debemos frotar ni muy fuerte ni durante mucho tiempo.

Y por último comentar que si lo que deseamos es disimular algún deterioro más profundo, se puede pintar esa zona con un lápiz del mismo color. Frotar con el dedo para mezclar bien con la superficie del zapato y luego sellar con un barniz incoloro de uñas, si este es de secado rápido mejor.

Deja una respuesta